Gilipollas no lleva tilde

Estos días me están pasando cosas que me hacen pensar. Cosas relativas a lo que es la lealtad y la honorabilidad.

Yo no es que sea muy mayor, pero tengo algún año a cuestas y, como todos mis contemporáneos o mayores, creo que he visto de casi todo aunque la condición humana no deja de sorprender por el nivel de mediocridad moral general.

El otro día me pasaron vía facebook una frase que me gusta bastante: «gilipollas no lleva tilde pero se acentúa con el tiempo».

Cuando alguien que creías sino amigo, por lo menos afín, te pega una puñalada poniéndote a parir frente a tus amigos, compañeros de trabajo, a tus espaldas, lo primero que hay que hacer es reflexionar al menos 5 minutos. ¿Qué le he hecho o no le he hecho?, ¿Qué gana?, ¿A qué viene esto ahora?…. y con las respuestas hacer un balance y pensar en tu reacción.

Reaccionar en caliente es como legislar en caliente, garantía de cagarla. Además es bueno un repaso de contexto, sacar tus estadísticas de «network» ,de la de verdad no la de facebook, ver si es una situación recurrente, si es que acabas con líos con todos los que has trabajado, si eso sucede con amistades, etc…

Tras hacer todo eso, me he quedado más tranquilo, tengo varios amigos (no es posible por definición tener muchos amigos de verdad) con más de 10 años de amistad sólida. Tengo muchos muchos conocidos con los que me separa un correo o una llamada para vernos, charlar, reirnos e incluso están encantados de trabajar juntos (esta semana pasada he tenido 2 iniciativas nuevas gracias a uno de ellos).

Tengo casi 700 contactos en linkedin, y conozco personalmente a casi todos (hay 20 que son indirectos), me siguen llamando para que aporte en cosas y mis socios y amigos a pesar de las maledicencias, lo que hacen es darme la información y apoyarme.

Y cuando arribo a casa (como en el anuncio del café) tengo todo el apoyo del mundo, complicidad y norte para mi brújula.

Yo entiendo que son tiempos complicados y que las empresas y los negocios van muy ajustados en el mejor de los casos, pero no debemos de perder la condición de personas ni la proporcionalidad de nuestros actos. Si algún mal te he hecho, me llamas, me dices, y si me pongo cretino, pues haces los que estimes pertinente. Pero empieza por asegurarte de que lo que te han contado es cierto, ve de frente y contrasta los datos, hazte la pregunta de los investigadores «¿A quien beneficia esto?». Porque puede suceder que seas un instrumento de otros, que por su incapacidad de progresar por medios propios ha de actuar de parásito oportunista o de carroñero (lo que requiere la existencia de un cadáver).

La otra consideración es que el mundo es muy muy pequeño y la vida circular. Dicen las teorías vigentes que si un rayo de luz parte en línea recta sin desviarse, acaba volviendo al punto de origen, porque la superficie sobre la que se desplaza es curva. La trayectoria vital es la misma, sistemáticamente a partir del 35 cumpleaños, empiezas a repetir colaboradores, te encuentras con conocidos en lugares distintos, etc.

No creo que las personas que están revolviendo contra mi lean esto, pero por lo menos me he desahogado. Lo que sí que haré, a diferencia de ellos, es ir de frente, invitarles a un café y que me cuenten lo que les inquieta, por si tiene solución y no es necesario ir a mayores.

2 Respuestas a “Gilipollas no lleva tilde

  1. Yo estoy orgulloso y muy satisfecho de haber trabajado contigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s