De Caín y Abel a Cántabro A y Cántabro B

Existen verdades absolutas y realidades aparentemente inmutables. Una de ellas es (cito a un monologista llamado vaquero :-)) «si cuando te acuestas te pica el culo, al dia siguiente te huele mal un dedo», otra, la que me ocupa, es la Cántabra «soy capaz de perder un duro con tal de que ese no gane cuatro pelas».

Esta frase se la oí por primera vez a un Conservero de nuestra región, las circunstancias en las que la pronunció no son relevantes para lo que quiero compartir, es el trasfondo lo que me parece delirante.

En cantabria existen un par de sitios para que los empresarios Cántabros se encuentran y hagan cosas, que son la Ceoe y las cámaras de comercio. Como ideas no están mal, de hecho yo entendería mejor que hubiese una sola entidad, pero quizá tenga sentido esta coexistencia a pesar de los solapes entre ellas. Ciñéndome de forma exclusiva a sus equipos operativos, ambas hacen bastante buen trabajo, son activos, etc. Otra cosa es el lamentable espectáculo que se ha producido en la Ceoe semanas atrás.

Pero esto no es el tema del que quiero hablar, sino del cainismo Cántabro. Existen gentes entre las que me incluyo, que están todo el dia pensando en hacer cosas interesantes para si mismos, y que se encuentran conque para desarrollarlas se requiere del concurso de otras personas / agentes / empresas / entidades. Estas personas que vamos a llamar semillas, tienen una idea, que los consultores de viejo cuño llamaban idea fuerza, por ejemplo darle fuerza a los productos alimentarios locales mediante una marca de calidad, sea denominación de origen, identidad geográfica protegida, o cualquier otra alternativa.

Las semillas se van a identificar a los agentes, productores, entidades, gobiernos…. Y contactan con los mismos, explicando el concepto y los pasos a seguir… Y aquí es donde quiebra el sistema, comienzan los remoloneos, las llamadas y correos con respuestas vagas o sin respuesta en absoluto.

Y se deja morir el proyecto… y acto seguido ese proyecto lo lanzan desde la comunidad vecina (o no vecina), y encima nos ponemos dignos, y hacemos de la zorra de la fábula » están verdes, se la van a dar, eso no vale para nada….» y vemos un tiempo más tarde, que resulta que si que era una idea interesante, que resulta que genera proyectos, ventas, rentabilidad…..

Lo más triste es que me consta que hay buenas ideas y buenos cerebros en esta nuestra tierra, pero que no se crea el ecosistema para la colaboración, no más allá de un montón de buenas intenciones.

Creo que lo que sucede en el fondo es que tenemos bastante complejo de inferioridad, totalmente injustificado.

O reseteamos esta forma de pensar, lo vamos a pasar muy muy mal, que con la que está cayendo, la colaboración, la economía de escala, la búsqueda creativa del elemento diferenciador es lo que puede ayudar. Los individualismos solo le funcionan bien a Bruce Willis.

Una respuesta a “De Caín y Abel a Cántabro A y Cántabro B

  1. A mi la frase que me gusta es la de «El mundo es de los que tiran p’alante» 🙂

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s